Cuaresma 2014 Obispo Bernt Eidsvig

Bispevåpen Bernt Eidsvig

Queridos fieles!

En la lectura del Evangelio del Miércoles de Ceniza, Jesús nos dice que no hay que dar para ser visto, que no hay que hacer buenas obras con el fin de que las vea la gente, y que no debemos orar por las apariencias. Debemos dar en secreto, y recibiremos en secreto la gratitud de nuestro Padre que está en los cielos, que puede ver lo que se hace en secreto. Además , cuando oramos, debemos ir a nuestra habitación, cerrar la puerta y orar a nuestro Padre que ve lo que está oculto.

Nuestra cultura es a menudo exhibicionista, y es importante ser visto. Ser notado a menudo se yuxtapone con tener valor. Tratamos de ser vistos y buscamos vender nuestra imagen y nuestros servicios, Seremos bellos y exitosos, nuestras capacidades saldrán y serán expuestas. Incluso en contextos eclesiales, es importante para la gente que sus bondades se vean, y que otros los reconozcan por lo que son y por lo que hacen.

Esto es humano, y todos tenemos necesidad de ser notados y apreciados. Sin embargo, en nuestro tiempo, parece como si esta necesidad se nos hubiera ido de las manos. Cuando el valor humano se coloca muy fácilmente en igualdad con las apariencias, en nuestro mundo, es fácil perder de vista lo que básicamente aportan los valores humanos, a saber, que cada persona es creada y amada por Dios. Somos únicos, nosotros mismos y nuestros valores, Valemos independientemente de la cantidad de valor externo que creamos.

Nuestra necesidad de valoración externa, se debe equilibrar con otras necesidades internas, especialmente la necesidad de tener una íntima certeza de que somos amados y aceptados por Dios, y por nuestros seres queridos.

Yo animo a todos a utilizar parte de este período de Cuaresma a mirar hacia el interior. No para quedarse contemplándose a si mismo, ni para que los demás se fijan en tí y te aplaudan. Mejor, esforcémonos para descubrir la mirada amorosa de Dios dentro de nosotros mismos. Abramos nuestros ojos a todos aquellos a quienes el mundo no los ve: los pobres, los niños que están por nacer, los inmigrantes ilegales, las víctimas de traficantes, la mujer solitaria en nuestro barrio, el chico con el que nadie quiere jugar. Tratemos de ver estas personas como las que no aumentarán nuestro estatus en la sociedad cuando las vean con nosotros.

La cuaresma nos invita al ayuno, la oración y la limosna. Este año, me gustaría sobre todo pedirles a todos ustedes de unir su ayuno y oración con nuestras hermanas y hermanos que sufren en Ucrania. El jefe de la Iglesia Católica Ucraniana , la más grande de las Iglesias orientales en comunión con Roma , ha pedido a todos ayunar y orar por la paz y la justicia en ese país, y me gustaría implorar a todos ustedes, de unir su propio ayuno y oraciones con estos, hermanos y hermanas nuestros.

A pesar de que la cuaresma enfatiza las renuncias y la penitencia, este no es tiempo para la tristeza. Es en cambio, un tiempo para empezar de nuevo. Es muy apropiado este año que la fiesta de la Anunciación del Señor, se celebre dentro del período de la Cuaresma, el 25 de marzo. Este día se conmemora el Día por la Vida en la Iglesia en todo el mundo , y este año vamos a celebrarlo por primera vez en la diócesis católica de Oslo. Es un día en que damos gracias a Dios por la vida que nos ha dado, por la belleza que nos rodea, y sobre todo, para que la gente tenga la oportunidad de vivir en comunión con Dios. Animo a todos a utilizar este día para dar gracias por sus vidas, a rezar para que la vida siga siendo un valor apreciado en sí mismo, y no sólo por lo que pueda producir, y contribuir a la creación de una sociedad que cultive la vida humana, incluso en sus fases más delicadas.

Como cada año, me gustaría este año invitarlos a ustedes a dar una generosa donación para la campaña de Cuaresma de Caritas Noruega, que este año lleva como lema "Responsabilidad compartida de un futuro mejor". Al dar a Caritas, contribuimos a un fortalecimiento del compromiso social de la Iglesia, y podemos estar seguros de que los fondos lleguen a su objetivo previsto. Además, este año también me gustaría realzar la organización "Human organization", "Organización Humana". Esta es una organización cristiana no confesional , que trabaja para proteger la vida humana desde la concepción hasta la muerte natural , principalmente a través de la promoción y educación.

Este año celebramos el Año de la Familia en la diócesis católica de Oslo. Prestemos especial atención a la familia como contexto de vivencia de la fe de todos los días. No es fácil encontrar tiempo para la oración y el silencio en nuestra vida diaria agitada, pero a menudo es aún más importante dar un corto pensamiento a Dios, o dar gracias rápidamente a Dios por algo que hemos recibido. Yo les aconsejaría a ustedes de tomar unos minutos de oración en común todos los días en sus casas. Oren antes de las comidas , mantenga las oraciones vespertinas juntos, recen una decena del Rosario , lean la lectura del Evangelio del día, o usen un par de minutos en silencio frente a una vela encendida y una imagen sagrada o una estatua. La oración refuerza a la familia y a las comunidades. Es más importante la regularidad que dedicamos de tiempo para orar , en lugar de la longitud del tiempo asignado.

Y así, les deseo a todos ustedes un santa Cuaresma. Que sea un momento en que todos miremos hacia dentro para encontrarnos con la mirada de Dios, y fuera de nosotros mismos para encontrar al que no se ve. Más aun, puede que todos aprendamos a no buscar el reconocimiento externo.

signatur.gif

av Mats Tande publisert 27.05.2020, sist endret 14.03.2014 - 11:21